El fin del mundo, desmontado

Diario de Noticias, 13 de diciembre de 2012

La noticia de que este 21 de diciembre, el mundo tal y como los conocemos llegaría a su fin, se ha convertido en una excusa constante para artículos, ocurrencias en las redes sociales y bromas en los medios de comunicación. Según este extendido rumor, los mayas dejaron escritos acerca de un planeta, llamado Nibiru, que impactaría contra la tierra en esta fecha. Sin embargo, estas supuestas predicciones nunca fueron hechas por los mayas sino que son fruto de “un rumor que se inventó en los años 60”. Así lo explicó ayer el astrofísico y director del Planetario de Pamplona, Javier Armentia, en una amena charla, presentada por el presidente del Club de Amigos de la Ciencia, Antonio Vela, que organizaba el acto.

La conferencia Todo lo que siempre quiso saber sobre el fin del mundo y nunca se atrevió a preguntar (jugando con el título de la divertida película de Woody Allen), que se celebró ayer a las 19.30 horas en el Planetario de Pamplona, tuvo como objetivo “ofrecer una visión escéptica acerca de estos fenómenos catastróficos que se atribuyen a los mayas pero que en realidad no tienen nada que ver con ellos”, indicó Armentia. Hasta ella se acercaron cerca de 200 personas de todas las edades para descubrir, durante cerca de hora y cuarto, si había algo de verdad en esta supuesta profecía del fin de los tiempos. Si bien es cierto que los mayas “estudiaban y dejaron elementos sobre la visión que tenían del mundo”, en ningún momento plantearon que se “iba a acabar”. Es más, según aseguró el director del Planetario, esta civilización “cae en los siglos XV y XVI” y los rumores sobre su predicción del último día de los tiempos “viene del siglo XX”. Además, como demostró el reconocido instituto de astronomía Carl Sagan, ni siquiera el planeta existe, su nombre se refiere a un dios que se encontró en un antiguo escrito mesopotámico. Esta misma entidad ha asegurado que para nada el calendario maya termina este año, sino que acaba un ciclo de 144 mil días (394 años) y empieza el siguiente.

A pesar de que todo sea “un simple montaje, ha llegado a ser tan popular que incluso la NASA ha sacado un comunicado para decir que no se va a acabar el mundo”. Entre risas, Armentia comentaba “lo absurdo que es que hasta una institución tan importante como es la NASA tenga que desmentir un rumor”. A lo largo de la charla, el conferenciante recordó otros momentos en los que se ha hablado del fin de nuestro planeta, como fue la llegada del año 2000. “La realidad es que estas noticias se transmiten por los medios de comunicación porque son las que más impactan”, añadió.

Con el objetivo de hacer una charla en la que se transmitan informaciones con rigor científico pero a la vez se planté de forma amena y cercana, utilizó en sus explicaciones conocidas obras audiovisuales y planteó realidades cercanas que sí están afectando a nuestro planeta como es el cambio climático. En este sentido, también quiso hacer un recorrido por las películas que han centrado su trama en este fin de la humanidad o en temas similares, como los filmes “de extraterrestres o de la rebelión de las máquinas, como Terminator”. A esto hay que añadir que incluso el propio cartel que utilizaron en la charla tenía un aire cinematográfico, ya que mostraba una imagen de la película Señales del futuro, que justamente trata la posibilidad de que fenómenos aislados sean en realidad pistas que nos estén avisando acerca de este final. También hablaron de otras ficciones acerca del origen de la humanidad y su futuro como la película Matrix.

la cultura maya El ponente, Javier Armentia, además explicó que “ha tenido la suerte de visitar y conocer de primera mano el mundo maya” y, por eso, quiere desmitificar estos falsos rumores que parecen “una intención de echar la culpa a los mayas de cosas que nos inventamos nosotros”. De la misma forma que se han ido extendiendo otros tópicos como “que las pirámides de Egipto no las construyeron los egipcios sino los extraterrestres”, simplemente porque a veces “no se comprende cómo lo hicieron y se inventan estas teorías”.

La charla se desarrolló de forma muy gráfica, utilizando imágenes, noticias y portadas de medios digitales que tienen que ver con este tema. “Por ejemplo, actualmente se habla de que hay un asteroide que se llama Tutatis, que sí es verdad que está cerca de la tierra (teniendo en cuenta que cerca es 6 millones de kilómetros) y hasta eso se ha intentado relacionar con este fin del mundo, diciendo que el 12 de diciembre impactará contra la tierra”, mantiene Armentia. “Ahora cualquier cosa que pasa se asocia a este fin del mundo, estamos como en un estado de paranoia constante”. Entre las preguntas que se hicieron al terminar la sesión destacaron la de por qué seguimos confiando en quienes predicen el fin de el mundo y se equivocan, a lo que se respondió que es posiblemente la curiosidad la que nos lleva a seguir escuchando acerca del tema. Además, hubo un diálogo acerca de “esas preguntas que nos hacemos todos, como si una pandemia o impactos cósmicos podrían terminar con todo lo que conocemos.

El análisis se completará en enero, para que “una vez que hemos visto que no se ha acabado el mundo, estudiemos qué hacemos con el mundo, ya que los científicos sí se preguntan de verdad por nuestro planeta y dan una visión real”.

Acceso íntegro a la noticia

Publicado en Uncategorized y etiquetado .